Juan G Cendales, MD, MBA

Voy a tratar de ilustrar el ejemplo con una historia familiar. Mi papa HCO, medico, trabajaba en el Hospital Militar Central y un día que estaba de turno en urgencias con mucho trabajo. Llego un “general” en muy mal estado (por alcohol) y se quería saltar la fila de los pacientes enfermos que llevaban varias horas esperando. Este señor llamo a HCO y le dijo “usted no sabe quien soy yo” HCO dijo: “…no!” el general entonces le mostró todas sus estrellas, soles etc y le dijo “ese soy yo”, entonces HCO con su pensamiento de medico muy sorprendido le dijo al general “mire señor yo hice seis años de medicina, uno de rural, tres años de medicina interna, dos años de neumología y dos años de cuidado critico, pero debo confesarle que astronomia no he podido estudiar, le pido el favor que se retire y haga la fila!” Obviamente a la mañana siguiente HCO estaba suspendido del hospital.

Pues, un fenómeno que vemos cada vez más en los hospitales son los diferentes grados de sub especialización o supra especialización que encontramos en los medicos, tanto así que no se le haga raro encontrar un ortopedista especializado en CODO (derecho) o un ginecólogo especializado en piso pélvico” un otorrinolaringólogo especializado en lengua y en general un medico especializado por cada órgano del cuerpo.

Y ese no es el problema, el problema es que los “doctores” quieren poner en su tarjeta de presentación todos los cursos, seminarios, diplomados etc. que han hecho. Pues así como hay generales de tres soles hay medicos MS, FACP, FACEP, FACS, FRCS (nada personal), MPh etc. incluso hay algunos que firman MD, MBA. JODER!

Estos “títulos” académicos después del apellido SOBRAN, doctores. No son condecoraciones militares. Seguramente para cada una de las letras hubo una exigencia distinta pero no hay que ponerlos.

No creo es esas letras, pero en fin, seguramente quitarlos minimizaría el ALTER EGO de cada uno de estos personajes o USTEDES que piensan?